"Ven. Siéntate conmigo en el césped
antes de que otro césped crezca con tu polvo y el mío."

(Omar Jayyam, Rubaiyyat)

jueves, 23 de marzo de 2017

FLORILEGIO (galería fotográfica)



     En el siglo I a.c., el poeta griego Meleagro de Gádara publicó una colección de epigramas seleccionados de diversos autores, a la que tituló "Guirnalda", pues en el poema introductorio comparaba a cada uno de dichos poetas con una flor determinada. De ese modo creaba la que probablemente fue una de las primeras antologías, término éste que en griego clásico significa precisamente eso: "selección de flores".
     La generalización de esta palabra, "antología", le ha ido restando el valor poético que originalmente tuvo hasta convertirla en un nombre genérico para designar cualquier selección determinada. El castellano, sin embargo, rescató el sentido original del término, traduciéndolo como "florilegio", que, según el diccionario de la RAE, es "una colección de trozos selectos de materias literarias".

     Como bienvenida a otra nueva primavera, devuelvo aquí en imágenes a la palabra su origen metafórico.


FLORILEGIO





La estructura molecular no explica ese incendio de luz de ocaso
en el corazón de la azucena.






















Toda la infinita variedad del mundo que se me ofrece en torno,
la vivo en internet ya seleccionada.






























En un mundo virtual no se es, se representa,
caricatura de una identidad que agrede y avasalla.






















La amistad, estadística algebraica
entre los vigilantes tentáculos de Facebook.






















Cuántos besos en el móvil.
Y los labios fríos.






























"Entre tu sonrisa y mi sonrisa
hay jilgueros que por el sol escapan de sus jaulas".






















"Para volar, volar de verdad,
nadie precisa alas".